A veces se nos olvida que los proyectos tecnológicos no son sobre tecnología, sino sobre personas que ayudan a otras personas a conseguir sus objetivos. La tecnología es solo el medio.

Llevamos desde hace más de 15 años consiguiendo para nuestros clientes implantaciones fluidas, marcadas por la comunicación bidireccional, el consenso y la alineación con calendarios y presupuesto marcados. El objetivo no es solo hacer las cosas bien, sino que también hay que hacerlas dentro del marco acordado con la organización cliente. En la gestión de proyectos el CÓMO es casi tan importante como el QUÉ.